martes, abril 10

El juego de las extrañas



Autor: Cylin Busby, 392 páginas, Editorial V&R Editoras.


GOODREADS

Pensé que este libro tendría algo de macabro, pero no del modo misterioso. Una compañera de mi salón que también lee libros, me lo recomendó, así que aproveché la oportunidad de pedírselo a la editorial.

Y aquí estoy. 

Tenemos a Nico, cuya hermana mayor le hace bullying, se llama Sarah, y está chiflada, además de malcriada, grosera, y añadan todos los adjetivos horribles que se le podría proporcionar a una chica.  Al parecer, su vida era perfecta, incluso era la favorita de sus padres. El problema era...bueno, ella era el problema. Nico la odiaba. 

Hasta que un día, desaparece.

Sarah tenía la costumbre de hacer lo que le diera la gana, aunque esto significase romper las reglas que sus padres le establecieran.

Tengo que admitirlo, es un libro algo tranquilo, interesante y al mismo tiempo inquietante. ¿Qué pasó con Sarah? 

Las cosas se vuelven un poco extrañas, pues después de cuatro años de búsqueda, reciben una llamada informándoles sobre una chica que corresponde con todas las características de su hermana.

Lo que más me llamó la atención de Nico, es que, tomando en cuenta que es la narradora, no parecía albergar ningún afecto con respecto a Sarah. Es decir, parecía indiferente, tranquila, incluso aliviada. La narración al inicio no es muy específica, por lo que al avanzar uno se va dando cuenta de las razones.

En fin, curiosamente cuando van a recoger a Sarah, luce muy descompuesta, sus ojos ya no son los mismos. Ni siquiera la manera en que habla es igual. ¿Qué le hicieron a su hermana?

¿Creen que valga la pena saberlo?



1 comentario:

  1. Hola, nueva seguidora; felicitaciones por blog y post; este lo ultimo publicado por mi: http://ioamoilibrieleserietv.blogspot.com/2018/04/recensione-serie-dark-seaclaudia-piano.html


    Si quieres te espero como lectora permanente

    Gracias

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita, agradecería tu opinión. Aunque no responda, ten por seguro que te leo ;). Con cariño, Londres.